Play

Tu posición ante Dios es santa, justa y aceptada. ¡Gracias a Jesús, tienes paz con Dios, eres perdonado y sin culpa! Él te llama amado, su muy amado. Entonces, no importa las circunstancias que enfrentas hoy, debes saber que eres amado, visto y muy favorecido. Dios está de tu lado y está a tu lado trabajando en tus circunstancias para tu bien y su gloria.

Esta semana hemos estado hablando acerca de vivir dignos del evangelio y hoy vamos a echar un vistazo a una instrucción más que el apóstol Pablo nos da en Efesios 4: 3: “Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz.

Como seguidores de Jesús, como cristianos, si nos tomamos en serio nuestra relación con el Señor, estaremos comprometidos a vivir de acuerdo con su Palabra. Y su palabra dice, estar dispuesto… ser diligente, hacer todo lo posible para mantener la unidad y la paz con los demás.

No significa ausencia de conflicto o desacuerdo. Significa que cuando hay tensión y conflicto actuamos rápidamente para abordarlo y resolverlo. Somos dueños de nuestra parte. Ambos vemos dónde hemos contribuido y somos responsables y trabajamos hacia la reconciliación, hacia la unidad, hacia el amor y la conexión. Esto requiere perdón. El dolor no resuelto resultará en amargura y falta de perdón. Y la Palabra de Dios tiene mucho que decir sobre ambas. Buscamos restauración en nuestras relaciones … y paz.

La paz nos une; la discordia nos separa. La tensión y los conflictos no resueltos destruyen matrimonios y amistades. Interrumpe las salas de juntas y las aulas. El conflicto no resuelto separa a las familias.

Efesios 4: 31-32: Líbrense de toda amargura, furia, enojo, palabras ásperas, calumnias y toda clase de mala conducta. Por el contrario, sean amables unos con otros, sean de buen corazón, y perdónense unos a otros, tal como Dios los ha perdonado a ustedes por medio de Cristo.

Escucha, el enemigo, satanás, hace su mejor trabajo cuando consigue que estemos en desacuerdo unos con otros. ¡No le des un punto de apoyo al diablo!

Siempre que te sientas tentado hacia la amargura y la falta de perdón, cuando sientas discordia y desconexión con alguien, quédate alerta a los planes del diablo y di, “hoy no Satanás”. “No voy a dejar que me uses para sembrar discordia y drsacuerdo. Elijo el vínculo de paz con el Espíritu Santo.

Romanos 12:18 dice: “Si es posible, en la medida en que dependa de ustedes, vivan en paz con todos”.

Y recuerda: “Por su poder divino, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para vivir una vida piadosa”.